La ropa de alta visibilidad es aquella que, como su propio nombre indica, es visible a mucha distancia, lo cual se consigue a través de colores llamativos y diferentes elementos reflectantes que hacen que la persona que la utiliza pueda ser vista a mayor distancia por parte del resto de usuarios.

La ropa de alta visibilidad es frecuente en una gran cantidad de ámbitos y sectores, siendo las prendas más habituales los chalecos amarillos que incluyen bandas reflectantes, los cuales tienen una gran cantidad de usos gracias a su carácter funcional y pueden verse en profesionales como obreros, policías, trabajadores de almacenes, etcétera, así como por los conductores, que por norma deben utilizarlo si en su coche sufre una avería y se ve obligado a parar en el arcén de una carretera.

Esta ropa está fabricada con tejidos fluorescentes como el amarillo o el naranja y material retrorreflectante, que permiten que se pueda ver desde muy lejos con mayor facilidad.

Se utilizan de forma conjunta en muchas ocasiones para tratar de asegurar que los trabajadores son visibles por el resto de usuario.

La ropa de alta visibilidad debe cumplir con la normativa existente, que busca proteger a los trabajadores y a todo el entorno, existiendo tres categorías en función del nivel de protección:

  • Categoría 1: Es el nivel más bajo en el que se requiere del uso de ropa de alta visibilidad, debiendo llevar pantalones y polos que cuenten con elementos reflectantes.
  • Categoría 2: En este nivel intermedio ya se debe hacer uso de otras prendas de ropa laboral como chalecos o monos que complementen a los más básicos y que incrementen el nivel de visibilidad del trabajador.
  • Categoría 3: Es el nivel máximo, debiendo estar el profesional equipado con prendas adicionales como chaquetas, abrigos, etc, todo ello ropa de alta visibilidad.

Las prendas de este tipo que son adquiridas deben tener unas medidas mínimas para las bandas reflectantes, debiendo medir como mínimo 50 mm de ancho.

Es importante adquirir prendas de calidad que permitan incrementar la visibilidad del trabajador y, por tanto, incrementar su seguridad en el entorno de trabajo.

En ningún caso se deben colocar elementos que minimicen el nivel de visibilidad de las bandas reflectantes, no pudiendo tapar las mismas para garantizar que funcionan de una manera correcta con su cometido.

La visibilidad del trabajador es muy importante en todos aquellos trabajos en los que se hace uso de maquinaria o se trabaja junto a vías o zonas de circulación de vehículos.